El pensamiento divergente y convergente para mejorar la  toma de decisiones

En lo que va del 2022, se han logrado 18 unicornios en Latinoamérica. Lo que separa  a estas Startups valuadas en más US$ 1,000 millones cada una, de las empresas  convencionales es su capacidad para innovar. Esta capacidad, las hace propensas a  crecer rápidamente e internacionalizarse; y como estas hay muchas Startups en  LATAM que van en la búsqueda de ese camino. En un mercado tan competitivo como  el actuar, innovar permite a las empresas crecer, desarrollar mercados y afrontar la  crisis actual de mejor manera. Las empresas innovadoras evitan estancarse, y  muchas se caracterizan por el uso del pensamiento convergentes y divergentes para  su mejor toma de decisiones. 

El pensamiento convergente se centra en llegar a una solución bien definida para un  problema dado, involucrando lógica en vez de creatividad; como al responder  operaciones matemáticas o problemas con una sola solución; es un pensamiento más  determinista y frecuentemente usado en las organizaciones convencionales, sobre  todo cuando deciden en base a los presupuestos. Al contrario, el pensamiento  divergente implica más creatividad, para generar ideas y desarrollar diferentes  soluciones para un mismo problema; contiene una visión más holística del problema  a resolver y las partes involucradas. Si bien ambos tipos de pensamiento son  diferentes, los dos tienen el mismo objetivo: llegar a la mejor solución. El considerar  ambas formas de pensamiento, permiten mayor juicio al momento de tomar  decisiones. 

El pensamiento convergente también suele ser más utilizado por los clientes ya que  suponen una forma rápida de llegar a una solución, no dejando lugar a la ambigüedad.  También, es muy útil para situaciones o proyectos en los que debes tomar decisiones  respecto a los flujos de trabajo y la planificación de proyectos. Los resultados rápidos  y seguros pueden funcionar al principio; este pensamiento resolutivo nos ayuda a  lograr un resultado pre-establecido. No obstante, no es el más idóneo usar solamente  este tipo de pensamiento para innovar. 

Una manera de innovar es, usando el pensamiento divergente, el cual suele ser útil  para desarrollar nuevos productos o servicios acorde a las expectativas de tus clientes  potenciales o para diseñar estrategias que te diferencien de tus competidores o  incluso mejorar los procesos de tu equipo de trabajo. Te ayudará a adoptar una  mentalidad de aprendizaje, identificar nuevas oportunidades, encontrar formas  creativas de resolver problemas y evaluar ideas desde diferentes perspectivas.  Además, este tipo de pensamiento te ayudará a comprender y aprender de tus  competidores, por lo que podrás darle una oferta de mayor valor a tu mercado  objetivo. Es un pensamiento más holístico.

Tanto el pensamiento divergente como el convergente juntos son muy utilizados para  innovar en Metodologías como Design Thinking; de hecho unicornios y empresas  como Uber, Spotify, Xiaomi o SpaceX reconocen que parte de su éxito se debe a esta  metodología. 

En el actual contexto de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad que  vivimos (entorno VICA). La aplicación de un pensamiento convergente caracterizado  por su capacidad de análisis y el pensamiento divergente enfocado en buscar  soluciones desde diferentes perspectivas (sobre todo centradas en los usuarios). Son  indispensables al momento de resolver problemas en tus procesos, gestión de  equipos, mejoras en la propuesta de valor y desarrollo de nuevos productos o  servicios, abriéndote una gran oportunidad de crecimiento y escalabilidad profesional. 

Algo que menciono a menudo en cuando ayudo a desarrollar innovación en las  empresas es, que la innovación es lo único que nos permitirá mantenernos a flote en  este nuevo contexto.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *